Si te apetece compartir, ya sabes...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Violencia

 

Reconocemos la violencia en la bofetada, la patada, la paliza, la vejación física

SI ya nos ponemos con la verbal, comenzamos con las excusas de que una grosería la dice cualquiera, y eso es verdad, yo misma las suelto a pares, pero ninguna como ésta:

 

Eres un inútil

No vales para nada

Sin mí no eres nadie

Nadie te va a querer como yo

¿Dónde vas a ir?

 

Esas frases te minan y te machacan como una de las peores torturas de la Inquisición llamada “La gota china”, porque no solo la usó la Inquisición, en el siglo XIX aún la usaban en EEUU. En el enlace en rojo hay un artículo muy interesante sobre esta manera de torturar.

 

Y la creó un italiano en el siglo XV, hay gente que no sabe en qué invertir el tiempo para el bien común, y se les ocurren cosas tan ingeniosas como ésta.

 

Una gota de agua caía en tu frente cada 5 segundos, te tenían sin comer ni beber, hasta que pasaban varias cosas:

 

La persona moría de un infarto, ya que no podía dormir ni alimentarse (te sujetaban la cabeza), morían de hipotermia, o si aguantaban moría al entrar el agua en el cerebro la ablandarse el hueso del cráneo.

 

Los maltratadores también usan la gota fría

 

Te alejan de tu familia

Cambian tu forma de vestir

Te vas amoldando a todos sus caprichos

Estás siempre alerta, porque nunca sabes cuando cambiará el aire y comenzarán los golpes.

Las frases antes descritas son parte de la gota china

 

Igual que esa violencia que sucede de puertas para dentro, asa misma violencia la ejerce la sociedad con su silencio, con el ninguneo de la víctima, que casi siempre se muere, y nunca es asesinada y con comentarios sobre la bellísima persona que era él, ningún vecino lo hubiera imaginado.

Nunca he oído o leído que ella fuera tímida, que parecía asustada, que tenía una manera huidiza de salir a la calle.  Tan solo que era muy reservada.

Y en esa reserva ¿nadie pensó que había algo que estaba mal? ¿A nadie se le ocurrió preguntar que si estaba bien o podían hacer algo por ella?

 

Ellos siempre son presuntos culpables, partiendo de la inocencia, sin nada más que añadir.

Nosotras, si seguimos vivas, tenemos que demostrar años de maltrato tanto físico como psicológico, o sea, la víctima, deja de serlo y comienza a serlo el presunto culpable. Porque ella no dice la verdad, por eso tiene que demostrarlo.

 

La violencia no solo es machista contra nosotras, es vicaria contra nuestros hijos, son tan psicópatas y tan narcisistas que saben que morir para nosotras es un alivio y procuran causarnos el mayor dolor de todos: matar a nuestros hijos. Unos hijos que son solo de madre, porque un padre nunca mataría a sus hijos.

 

Y seguimos siendo violentos como sociedad

 

Pues no se por qué no le dejas

Es que te lo estás buscando

No sé cómo aguantas

 

Y podría seguir hasta que el sol se apague y no en el horizonte precisamente. Nos dicen cosas como esas, como si dejar a tu maltratador fuera fácil.

Ya nos hemos creído todas las cosas que nos han dicho, no somos ni remotamente parecidas a las mujeres que nos sueltan esas perlas, como si nos estuvieran ayudando, poniendo en nuestras manos la patata caliente.

Incluso en esos comentarios estamos dando por bueno al maltratador, y que nosotras no hacemos nada para librarnos de él

 

Violencia es #notallmen, pues claro que no son todos, pero mientras les importe más que los metan en el saco de los maltratadores, con todo su falocentrismo ahí bien fuerte, más que denunciar a los que maltratan, siguen siendo cómplices.

 

Y luego está el extraño caso de que ningún hombre conoce a un maltratador, pero todos tienen un amigo, o conocen el caso de un chico maravilloso denunciado falsamente por una ex loca.

Me asombro con eso, no me extraña que el mensaje de la extrema derecha sobre la violencia contra los hombres, a los que asesinamos impunemente, cale.

Hay una paradoja que ilustra muy bien esto, la paradoja de Popper que nos dice que si una sociedad es ilimitadamente tolerante, al final los intolerantes destruirán la tolerancia.

 

 

Y eso una de las cosas que está pasando ahora mismo, como todo es respeto, todo es presunción para el asesino, la final nos vamos a quedar con que un Pepe de la vida es un tío molón, que trabajaba mucho, era muy sociable (no como ella, que era un rancia), y se le veía muy padrazo. Vale, sí, la asesinó, pero que es un arrebato lo tiene cualquiera.

 

Nosotras, las mujeres vamos a pasar a sufrir como lo hacen nuestras compañeras musulmanas, que si son violadas, son condenadas a ser lapidadas hasta morir para recuperar el honor del marido y el honor de la familia de la violada.

 

Creo que de alguna manera lo hacemos, aunque no con piedras reales, las redes sociales y los medios de comunicación afines a la violencia de cualquier tipo ya se encargan de tirar las piedras.

 

Es que vaya horas de ir por la calla

Se lo iba buscando

Lo pedía a gritos

Con esa minifalda que quiere

 

Debe ser que todo eso, despierta una glándula en algunos individuos, que les obliga a violarnos, por ejemplo, pero pobres, que ellos no querían, ni se les hubiera pasado por la cabeza, fuimos nosotras con nuestra forma de vestir andando solas por la calle.

 

Decididamente vivimos en una sociedad completamente violenta, que acepta la violencia hasta como forma de comunicación verbal, veamos simplemente a los políticos, que, aparte de insultarse, no hacen nada más por el pueblo. Parece una monarquía ilustrada

 

Todo para el pueblo pero sin el pueblo

 

Aceptamos la violencia, porque no nos toca de cerca, porque no han sido nuestras hijas las asesinadas, o nuestras nietas las ahogadas.

 

Tendríamos que repasar muy bien como se comporta la sociedad, mirando desde el individuo que somos cada una.

 

Aquí os dejo una parodia de José mota que ilustra todo lo que os he contado sobre los culpables, las inocentes, y como todo cambia de bando.

 

 

Y tú ¿Cómo contribuyes a perpetuar la violencia?

Si te apetece compartir, ya sabes...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
error: Este contenido está protegido