Comparte...si quieres, claro.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

soy especial

Eres especial

Madre del mundo lo que nos gusta escuchar esa frase, buscamos como locas que alguien nos la diga, y si no nos la dicen, seguimos buscando. Estamos continuamente en un rasca y gana, compramos una participación, que puede ser incluso una formación, que nos diga lo especiales que somos, pero como no nos lo dicen, cuando rascamos encontramos una frase que todas conocemos, SIGUE BUSCANDO TU PREMIO.

Y ahí seguimos comprando mas “rasca y gana”, porque sabemos que somos superespeciales, y aunque no todo el mundo lo vea, seguimos buscando la confirmación de lo que somos, y bueno, si nos damos cuenta, seguimos buscando fuera, poniendo nuestro poder y habilidades en manos de otras personas. Si nosotras ya nos sentimos especiales ¿para qué busco que me lo digan? ¿Para qué necesito escucharlo?

¿Yo soy especial? Yo no, igual tu sí, pero yo no. Soy una humana, que vive ahora mismo en un entorno urbano soñando con vivir en un entorno natural. Una humana que forma parte de millones de formas de vida en un planeta pequeño. Me siento unida a Todo, ese es mi verdadero tesoro, pero no soy especial ni lo quiero ser. Uf que pereza más grande si fuera especial, porque imagino que tendría muchas responsabilidades, un ser especial es un ser superior, si soy superior tendré mucha gente por debajo que dependerá de mi, ¿no?. Solo de pensarlo me pongo mala. No tengo vida suficiente para ocuparme de mí misma, si me tuviera que ocupar de otros me da algo.

Ser “normal”, corriente, del montón, todo eso suena como música de las esferas en mis normales y mundanos oídos.

Podíamos probar a ser normales por unos días, sin pretensiones, igual todo era más fácil. Si no buscamos fuera de nosotras, seguro que encontraríamos el tiempo que decimos que nos falta para leer un rato, dar un paseo, o salir a tomar algo con alguien que hace tiempo que no vemos.Si no buscamos que otro ser humano nos refrende igual encontramos infinitos dones dentro de nosotras, que nos llenen de alegría y también de poder. Si no buscamos fuera, solo podemos buscar dentro, que es donde reside realmente la magia personal.

Dicen que alimentamos nuestra realidad con nuestra atención, así que yo prefiero atenderme a mi misma, igual eso si me alimenta de verdad, en vez de buscar fuera la ambrosía divina que me convierta en especial. Porque yo me quiero como soy y cuando no me quiero, me busco hasta que me encuentro, cuando me encuentro veo lo del montón que soy, y entonces me siento libre. Ya no tengo nada más que buscar, ya simplemente soy.

Comparte...si quieres, claro.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Malditas galletitas, aunque no me gusten estas, que no tienen ni cholocate ni nada, la web las recopila y yo las borro todos los días, no necesito tu IP ni ninguna otra cosa que tu voluntariamente no quieras ofrecer. Si quieres ponerte en contacto conmigo y que te envíe mails, ya si eso me lo dices por correo y yo entonces tendré que ofrecerte otro formulario, cual vampiro, pidiendo permiso para invadirte.