Comparte...si quieres, claro.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dicen la que ignorancia es la madre del atrevimiento, y no creo que lo digan en el sentido de que todas las personas atrevidas, que han sido capaces de arriesgar la estable vida que conocían sean ignorantes, cuando hay conocimiento las personas atrevidas son valientes.

 

Pero las personas que se atreven desde la ignorancia son una masa fácilmente manipulable, por mentes mucho más retorcidas y perversas que las que esas personas poseen.

 

Se atreven a hacer cualquier cosa para las que las han programado en base a esa ignorancia que marida estupendamente con el miedo, y el miedo es una semilla que germina y florece en todas las épocas del año. El miedo hace que broten plantas de odio a lo desconocido, hacia lo diferente, hacia lo contrario a lo que pensamos.

 

Ignorar y atreverse me hacen recordar una frase del genial Héctor Kuppers que dice : no hay nada peor que un tonto motivado. Y es verdad, con la motivación suficiente somos capaces de cometer las tropelías más grandes en base a esa ignorancia.

 

Escuchando ayer a la gran Nieves Concostrina, mientras contaba el linchamiento del gobernador de Burgos, Don Isidoro Gutiérrez, dentro de la catedral y animados por el arzobispo de la misma, era como ver el asalto al Capitolio que sucedió hace unas semanas en Estados Unidos, donde un turba enfurecida, ignorante y muy motivada, tocó uno de los pilares en los que se asienta la democracia de ese país.

 

Os pongo enlace al programa, porque de verdad, no tiene desperdicio, y más, cuando es Nieves Concostrina la que lo cuenta, con su lengua ácida y, por supuesto viperina, está demás decir que la adoro por ello.

 

Asesinato en la catedral

 

No se diferencia tanto de las quemas de brujas en la Edad Media, pero no solo se quemaron a supuestas brujas, que como ellos las concebían, seguro que no quemaron a ninguna, tan solo a mujeres conocedoras e inteligentes, y la alarma de la inteligencia, despertaba en la Iglesia su miedo, el miedo a no poder manejar como borregos a la masa.

 

También quemaron a un montón de científicos, cuyos descubrimientos, ahora reconocidos por la ciencia, parecían una aberración “a los ojos de Dios”. Científicos de cuyos descubrimientos ahora nos beneficiamos, como el pobre Miguel Servet, que fue condenado a muerte, por decir que la sangre corría y fluía por nuestras venas, lo que a los padres de la iglesia católica los pareció una blasfemia, y bueno, lo mataron. Debe ser que a Dios le interesaba mucho que siguiéramos creyendo que la sangre estaba estanca en nuestro cuerpo. No puedo llegar a entender como eso puede afectar a la fe religiosa de nadie.

“Eppur si muove”, y, sin embargo, se mueve, son supuestamente, y digo supuestamente porque no puedo aseverarlo, ya que muchos historiadores nos dicen que nunca las dijo, las palabras que Galileo pronunció después de abjurar de sus tesis, por eso de conservar el pellejo, al que podemos suponer tenía en alta estima.

 

La lista es larga, y más si son cosas que aprende y enseña una mujer, solo hay que ver el escarnio con Hypatia de Alejandría por parte de los cristianos a la que desollaron viva con conchas de molusco. Aunque los propios conciudadanos de esa ciudad tampoco la tenían en gran estima, por ser mujer, negarse a desposar a nadie y, encima, atreverse a enseñar y ser mejor en dialéctica que todos ellos.

 

Conocer es poder, lo saben muy bien todas las redes sociales, que sacan hasta la marca del dentífrico que usamos de nuestros perfiles y cookies de navegación, ellos tienen el poder sobre la masa humana con esos datos. Big Data es un negocio rentable que da trabajo a muchísimas personas, y que conste, que no todo puede ser malo, porque vivimos en una dualidad y no en un absolutismo, aunque haya mucha gente que nos quiera llevar por el segundo camino, como las vacas al matadero.

 

Conocerse, ya es poder absoluto, poder absoluto sobre una misma, uno mismo. Y es algo que he repetido de manera incansable en mis formaciones a lo largo de los años. Considera que eres un recipiente, estás llena de creencias propias y ajenas, de vivencias que son solo tuyas, de patrones de conducta social inducidos por tu entorno y los que tu misma has adquirido a lo largo de tu vida. Pero si comienzas a llenarte de tu propio poder, las ideas ajenas metidas con calzador, serán identificadas y ellas saldrán y entrará tu poder, y así con todo lo que no es nuestro.

 

Recordemos que la primera ley de la física nos dice que el espacio que ocupa un cuerpo no lo puede ocupar otro, así que, si estás llena de tu propio poder, cuando el poder externo quiera entrar a través de la manipulación que sea, no tendrá espacio. Es ahí cuando somos, porque nos hemos dado cuenta, realmente poderosas, y solo podremos ejercer el poder sobre nosotras mismas, que es el único poder sano en el mundo.

 

Cuanto más ignorantes, mucho más manipulables seremos. Solo depende de nosotras dejar atrás la semilla de la ignorancia y llenarnos de conocimiento, para ser valientes y no atrevidas sin seso.

Comparte...si quieres, claro.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter