Comparte...si quieres, claro.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

 

Incómoda es aquella persona que incomoda.

Soy muchas cosas, incómoda también y he usado esta palabra para definir la web y mi trabajo porque no sigo la corriente, protesto, soy rebelde, y, como dice mi madre, suelo decir las verdades del barquero.

En esta sociedad nos encanta que nos regalen los oídos, pero a veces, ese regalo está envenenado, viene con una venda para los ojos extra. Cuánto más nos dicen lo que queremos oír menos cambios hacemos en nuestra vida. Sinceramente creo, que el mundo necesita mucha gente incómoda, muchos menos abrazos de luz, y muchas más manos en alto y protestas a grito pelado.

Pero ser incómoda no es ser insultante ni grosera, para mí, ser incómoda es generar cambios primero en mi y ofrecerlos al mundo. Con mi trabajo gráfico y artístico pretendo generar conciencia y quitar la venda de los ojos, ofrecer un material original y único, como lucha contra toda la copia de la copia de la copia que se ve en tantas partes.

Mi manera de ser incómoda intenta cambiar la cultura del envase en la que vivimos, para ir a la sencillez y la simplicidad, dos condiciones que siento que se han perdido en un mundo que vende cada vez más cosas que antes eran sagradas y que ahora son productos.

Soy incómoda porque intento que veas que tu eres el poder que buscas dentro, que no te hacen falta gurúes, aunque quizá sí, compañeras y compañeros que te muestren caminos que no has recorrido hasta ahora.

Te abro este espacio, con todo lo que hago, deseando que te guste, pero entiendo que no le gustará a todo el mundo, ni falta que hace. Hay días que no me gusto ni yo, así que entiendo que yo no te guste.

A mi me gusta ser cíclica y te ofrezco lo que he creado como herramientas para descubrir esa ciclicidad, para que te sirvan primeramente a ti, y si te dedicas al mundo femenino que sirvan a tu trabajo.

Bienvenida es este sitio rebelde

¿Qué puedes encontrar aquí?

A través del ArcoiriS

A través de arcoiris es un viaje a través de los conocidos chakras, pero desde una perspectiva no exclusivamente hinduista. Orientado al trabajo femenino con una misma, es un recorrido por ocho centros de energía. Este libro es el resultado de mis últimos veinte años de trabajo enegético y femenino, todo un recorrido vital a través de mi cuerpo y mis emociones de mujer y mi estrecha relación con Madre Tierra, como el primer ser vivo que nos acoge a todos y por la que deberíamos caminar de forma sagrada, con respeto y reverencia.

Lo simple

Lo simple. Lo simple es el secreto mejor guardado de todos porque está a la vista. Sin volantes, lentejuelas ni florituras, sin grandes gastos, lo simple suele ser gratis y eso aleja a las personas. Tanto tienes tanto vales, tanto has pagado por algo tanto vale. Si no tienes que pagar ni luchar por ello no puede ser bueno.

Ser amable no es ser estúpida

Una persona amable no es una persona estúpida. Complacer en ciertos momentos no significa no tener voluntad ni ser un títere, no implica que se haya perdido la capacidad de decir no, ni de poner límites. Las personas amables son personas con carácter, muchas veces fuerte y con fuerte me refiero a recias creencias y valores morales y éticos.

Presente, algo que escasea

Ahora está de moda el presente, mindfulness, atención plena, vivir aquí y ahora, y, sin embargo, creo que nunca hemos estado más lejos de nuestro verdadero presente que ahora mismo.

Rodeadas de estímulos como estamos, de opciones de todo tipo que no ha habido hasta ahora al alcance de todo el mundo, el presente se ha transformado en un momento efímero basado en lo que yo llamo cultura del envase. Nos fijamos en la apariencia para contar nada, pensar que sabemos todo y seguir ignorantes.

Comparte...si quieres, claro.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter

Malditas galletitas, aunque no me gusten estas, que no tienen ni cholocate ni nada, la web las recopila y yo las borro todos los días, no necesito tu IP ni ninguna otra cosa que tu voluntariamente no quieras ofrecer. Si quieres ponerte en contacto conmigo y que te envíe mails, ya si eso me lo dices por correo y yo entonces tendré que ofrecerte otro formulario, cual vampiro, pidiendo permiso para invadirte.